Noticias

Gira Orquesta San Ignacio

Gira Orquesta San Ignacio

 

 

Compartimos con nuestra Comunidad el reporte que nos llega desde el sur de nuestro país de la  Gira de la Orquesta San Ignacio.

 

Día 9, último día de Gira de la Orquesta San Ignacio

 

Nos levantamos muy temprano a hacer una visita guiada por el teatro del lago, Frutillar. Simplemente hermoso, sobre todo si luego se disfruta el kuchen de la zona. Posteriormente partimos a Puerto Varas a presentarnos en el colegio Mirador del lago. Tocamos, los niños disfrutaron y todos los adultos del lugar nos trataron con mucha amabilidad.

En el centro de la ciudad comimos helados, para ir rápidamente a embalar nuestros instrumentos y mandarlos a Santiago por encomienda, nosotros nos fuimos camino al aeropuerto.

Hoy, en mi último relato quiero darme la licencia de expresarme a título personal, sorprendida gratamente por la humanidad de todas las personas con las que compartí en este viaje. No recuerdo haberme reído tanto, tantas horas y días seguidos con la intensidad que lo hice. Infinitas gracias a los músicos de la orquesta simplemente por ser como son, gracias a todos los apoderados(as) que nos seguían en los relatos y fotos y nos animaban a diario, gracias por las flores hermosas con las que me esperaron en el aeropuerto, gracias especiales a Marcela Tagle, por su preocupación y agilidad para atender cada una de las necesidades de los estudiantes, a Lorena Plieri por disponerse a realizar todas las grabaciones de la gira y entrevistas posibles y ayudar también a cubrir necesidades, a Antonio Valladares por registrar fotográficamente los mejores detalles y momentos junto con hacernos reír a cada momento, a Pier Mora y Patricio Droguett por ayudar en detalles y necesidades y animarnos todo el tiempo y a Sandro Paredes por su compromiso y gratuidad desde la formulación del proyecto hasta el detalle logístico más mínimo. Gracias a David Moya por llegar a animarnos y a Rodrigo García por mantener presente la espiritualidad ignaciana fuera de nuestro colegio.

Agradezco a todas las comunidades que nos acogieron abriendo las puertas de sus establecimientos, a Pamela Aguayo y Jorge Peña, profesores que estando lejos se preocuparon de mantenernos cerca, agradezco a la dirección del colegio y apoyo prestado en lo logístico y en lo humano (Marcelo Mackenney, Olivers Flores, Jaime Laso, Luis Hernández) a los tíos auxiliares que construyeron las cajas para transportar instrumentos, al Centro de padres por todo su aporte, al área de música por su apoyo (Santiago Mena y Rodrigo Gajardo), a la profesora Javiera de la Vega por ser tan partner, esforzada, trabajadora y alegre, a Daniela Zúñiga, estudiante en práctica, chelista, que nunca dudó en acompañarnos y por último, a mis hijas Sofía y Mariana, que sin importar donde ni como, me siguen sin cuestionamientos disfrutando la simpleza de la vida. Mi principio era llevarlas a la gira porque tengo la convicción de que las mujeres deben desarrollarse profesionalmente sin separarse de sus hijos (también los hombres) y que la única posibilidad de ausentarme de Santiago 9 días era llevándolas conmigo, desarrollando plenamente el proyecto sin costos emocionales para ninguna. Sabía que esto resultaría, pero lo que no sabía es que contaría con un grupo de 30 personas solidarias y afectivas que las acogerían con tanto cariño y preocupación, haciéndolas sentir en familia, con tíos y tías nuevos y amigos ignacianos cariñosos, juguetones y dulces que las acogieron y respetaron como hermanitas chicas. Espero haber podido expresar en mis relatos en algún grado la inmensa gratitud que siento, por la gente, por pertenecer a este colegio, por sus estudiantes y apoderados y por haber vivido en carne y hueso el magis ignaciano.

Me siento orgullosa de todos y todas, de ser profesora y amar la música, de la fraternidad compartida y del cansancio que me aqueja, porque sé que valió la pena y mañana volverá la energía para comenzar a pensar en una nueva forma de acercar a nuestros estudiantes a la realidad, que gracias a sus aportes podrá ser más amable para muchos y muchas.

Simplemente, pero con profundidad, muchas gracias!

 

Lucía Rojas

 

 

 

Día 8

"Valdivia, que lindo es Valdivia"...

La mañana comenzó con una entrevista en atv de Valdivia para difundir el concierto que daríamos en el teatro Lord Cochrane, quien quiera verla, está en línea. Hablamos de la orquesta y la experiencia con la música de Ignacio Paredes y Diego Valladares. Éste último aprovechó de hacer magia encantando al conductor del programa.

A las 12:00 hrs. realizamos un concierto didáctico para estudiantes de colegios y a las 18:00 todos vestidos de negro para nuestra gala de término de la gira, un concierto para toda la comunidad con entrada liberada. El momento más emocionante se vivió al finalizar cuando una mujer de la tercera edad se levantó de su asiento y con mucho coraje y a viva voz mostró su gratitud y emoción por lo que habíamos hecho y por lo que representábamos, todos terminamos aplaudiéndola a ella.

Todo salió muy bien, tan así que al finalizar interpretamos una composición de Sebastián Beltrán y Alberto Mercado, integrantes de la orquesta, con el discurso de que la historia se sigue construyendo y la música se seguirá creando por nuevas generaciones.

Al salir a la calle los cantos no se hicieron esperar pero esta vez con más fuerza y fraternidad. Estamos vivos, la emoción es nuestra y la música brilla en cada uno de nosotros como la gratitud y felicidad que sentimos.

La noche finalizó con una cena muy poco austera (hago un meaculpa) para celebrar el cumpleaños de David Moya y el fin de esta aventura que atesoraremos por mucho tiempo a la espera de la próxima.

Hasta mañana en el último reporte.

 

Lucia Rojas

 

Día 7

8:00 hrs. Liturgia de acción de gracias. El Padre Rodrigo García, quien llegó ayer a acompañarnos en nuestra gira, ofició hoy a primera hora de la mañana una liturgia para reconocer, agradecer y valorar lo vivido en estos días tan intensos. Al finalizar, el saludo de paz estuvo marcado por abrazos largos, apretados y sentidos.

Terminada la liturgia todos fuimos al bus camino a las termas de Chihuio, un lugar simplemente maravilloso. Nuestro invitado en esta ocasión, fue Jorge Peña y su familia.

Las piscinas termales eran hermosas, con aguas de diversas temperaturas las que disfrutamos con gran alegría.

Con un asado al palo, el compartir siguió siendo impronta de nuestro viaje y en el regreso los cantos y juegos siguieron marcando la identidad de nuestro viaje.

En estos momentos son las 00:00 hrs. Y seguimos en el bus (que ya llegó a Valdivia) camino a la casona del sindicato de trabajadores de la Universidad Austral en playa Rosada.

Mañana nos espera algo nuevo, una entrevista y despacho en directo en la televisión de Valdivia y dos conciertos en el teatro Lord Cochrane.

Acabamos de comer sándwich en una picada de la zona.

Todos felices, unidos y compañeros.

Nuestros chicos son un encanto.

Hasta mañana.

 

Día 6

Estimada Comunidad Ignaciana:

En este día pudimos por primera vez levantarnos más tarde. Con las caras más descansadas partimos hacia Futrono para abrir el festival de la juventud.

Era un día especial puesto que se creó la oficina joven (INJUV) una organización para recoger todas las inquietudes de jóvenes de la zona. Este acto contó con la presencia y palabras del alcalde de Futrono.

Interpretamos todo nuestro repertorio y como ya es de costumbre, el de Jorge González animó a la audiencia que ovacionó a la orquesta. Los muchachos cada día tocan mejor. Pareciera ser que el fiato, experiencia, disciplina y la amistad han hecho una buena fusión que ha sacado de lo musical lo mejor y se ha expresado de tal manera que la emoción le está llegando a las personas que escuchan. Si es así, estamos cumpliendo bien la misión.

Caminamos por Futrono y probamos los manjares de la zona, algunos sopaipillas, otros kuchen y otros prefirieron descansar en el bus. El viaje estuvo marcado por los cantos que siempre alegran los viajes, con un ambiente de buena onda inigualable y así continuamos riendo, cantando y compartiendo hasta volver a Lago Ranco y cenar en el comedor parroquial un exquisito pastel de choclo que hizo una cocinera de la zona, bendecido por Rodrigo García, quien esta tarde llegó a Futrono acompañado de David Moya, coordinador de los talleres complementarios.

Después de nuestra cena llegó a vernos Jorge Peña y seguimos cantando mientras otro grupo jugaba cartas soltando grandes carcajadas, los apoderados conversaban, escuchaban y reían, todos(as) contentos(as), todas(os) cansadas(os), todos(as) agradecidos (as).

Después de haber tenido una semana intensa, quizás la más intensa de nuestras vidas, sin lograr dimensionar aun lo que hicimos y el impacto que causamos y con todas las web de los colegios y lugares visitados con la noticia y videos de la presentación de la orquesta San Ignacio, terminaremos la semana con una liturgia a las 8:00 hrs. celebrada por el padre Rodrigo García y luego aprovechando nuestro día libre en unas termas de la zona y un asado bien merecido.

El lunes continúa el trabajo.

Saludos,

 

Lucia Rojas

 

Día 5

Querida Comunidad Ignaciana:

Muy temprano salimos de Chonchi para devolvernos y despedirnos de Chiloé

Ancud fue el lugar elegido para tomar desayuno en el mercado y emprender rumbo a Lago Ranco. Entre canciones, siestas y humor, llegamos a las 15:00 hrs. a la casa laboral de Jorge Peña ex director de nuestra Orquesta. Participamos de un hermoso encuentro de orquestas en el que la nuestra fue ovacionada con los temas de Jorge González y como broche de oro, invitamos a dirigir a Jorge Peña un tema con la que fue su orquesta hasta el 2017.

Una cena nos esperaba para compartir experiencias con distintos jóvenes músicos(as) participantes, en el que las carcajadas no se hicieron esperar. Nuestros jóvenes son excelentes haciendo amistades.

Ya muy cansados y con el azul del lago Ranco cerca nuestro, puedo decir que lo mejor de la jornada fue, es y será, la caravana que me acompaña incluidos Don Marcelo y Don Luis, los choferes del bus que nos acompaña. Este último partió diciéndome sra. y ahora me dice miss, al igual que todos mis bellos estudiantes y sus apoderados(as).

El día 5 estuvo marcado por risas y gratas sorpresas, así seguimos haciendo música por el sur de Chile.

Mañana, Futrono, por suerte en la tarde, por fin podremos dormir un poco más.

 

Hasta mañana.

 

Lucia Rojas

 

 

Día 4

Estimada Comunidad Ignaciana:

Siendo las 2:00 am escribo este relato cuando todos duermen y el cansancio por las largas e intensas jornadas se hace sentir. Hace una hora volvimos de Quellón luego de presentar nuestro concierto en el liceo Rayén Mapu, donde profesores del lugar nos cantaron el himno del colegio, con ritmo tradicional chilote, que ya daba una identidad inconfundible y un contenido de llamado a la libertad y respeto a la diversidad cultural, sobre todo a la de nuestros pueblos originarios. La segunda canción interpretada hacía alusión a la ley de pesca, perjudicial para los trabajadores de la isla. La consciencia y defensa de la justicia en las creaciones musicales me pareció conmovedora.

Este era el cuarto concierto del día, los tres restantes habían comenzado a primera hora de la mañana en el colegio Cahuala de Llau Llau, ante cada ciclo de aprendizaje por separado. El colegio era de ensueño, prados verdes, color que se hacía más intenso por la lluvia y estudiantes entusiasmados y receptivos con ganas de participar de cantos, percusiones y opiniones. Los niños reían, cantaban, salían a dirigir la orquesta, entre tantas otras cosas, disfrutaban junto a sus profesores que parecían tan niños y niñas como sus estudiantes, la alegría inundaba el gimnasio chico del colegio. La amplificación la hizo un estudiante de tercero medio del establecimiento, quien me contó que manejaba los equipos de sonidos y amplificaba los eventos del colegio en el marco de lo que nosotros hoy llamamos ABP.

Nos llamó la atención el nivel de respeto que cada ciclo tuvo para apreciar la música, pese a ser niños y niñas inquietos(as) y quizás cansados por los horarios de encuentro, cuando la orquesta tocaba se hacía un silencio rotundo, sin necesidad de profesores haciendo callar.

La buena energía era tan potente que con música de los prisioneros terminamos todos bailando desatadamente por todo el gimnasio, jóvenes, niños, adultos de allá y de acá, todos haciendo presente parte de la letra del himno del colegio Cahuala que decía algo como: para cultivar la amistad, creciendo en libertad.

Al finalizar los abrazos de las niñas no se hicieron esperar, algunos pedían autógrafos, otros iban a ver los instrumentos, una niña se acercó diciéndome ídola, todo hermoso, todo emotivo, todo justo, todo fraterno, todo humano. Son las 2:00 de la mañana y ya todos duermen y yo escribo emocionada con tres ideas fuerza que me surgieron este día: - No me quiero ir de Chiloé; Es un deber volver; - Estoy tremendamente orgullosa de los estudiantes de la orquesta, de mis músicos ignacianos por cuanto se disponen a entregar y aprender de los demás.

Mañana a las 7:00 partimos a Lago Ranco...

Hasta muy pronto tierra de leyenda, brujos y magia, realidad injusta y abandonada pero esperanzadora por la calidad de su gente. Hagámonos presente!

Buenas madrugadas...

 

Lucia Rojas

Día 3

Estimada Comunidad Ignaciana:

Newén se llama un colegio Waldorf en Llau llau. Cuando llegamos a las 8:00 am un paraíso nos esperaba, cerros verdes y el mar a los pies de los mismos coloreaban todo el entorno. Las chimeneas prendidas se veían a lo lejos y dentro de una sala pequeña, niñas y niños que conocían perfectamente a Violeta Parra y Víctor Jara. Hablaban de París y Violeta, de la vida y la muerte, de "Luchín" y "el día de tu cumpleaños" de las emociones que produce la música y más, sin duda la educación Waldorf marcaba una diferencia cultural. También el contexto de sus padres y madres. En medio de cantos, humor y relatos, los niños y niñas de kinder a quinto básico participaron felices de más de una hora de convivencia con nuestra orquesta y nosotros así comenzábamos nuestro tercer día con el corazón inflado.

En la tarde un hermoso gimnasio nos acogió, perteneciente al liceo San Carlos de Chonchi, institución que invitó a dos escuelas rurales a la presentación. Nos ha llamado la atención la excelente amplificación con la que cuentan los colegios lo que ha permitido que la orquesta suene mucho mejor. Contentos todos, comenzamos un círculo de diálogo con los estudiantes de Chonchi, en el que los estudiantes de acá y de allá hablaron de su experiencia con la música, después de poco rato se sentían grandes carcajadas, he ahí el secreto de la juventud, ya eran todos amigos(as).

En la noche un paseo por Castro era un paseo obligado y la iglesia restaurada un imperdible. Fue muy grato ver la imagen de San Alberto Hurtado tan lejos, saqué una foto y cuando me giré vi a toda la orquesta integrados con la gente celebrando el inicio de la misa. Fue emocionante oírlos a todos cantando "Haz cantar tu vida" canción que tantas veces hemos interpretado en el colegio. Luego de una acción de gracias, los juegos y fotos en la plaza no se hicieron esperar para luego volver al internado a esperar nuestro cuarto día que será largo y muy intenso.

En nuestra mente, San Ignacio y sus enseñanzas, con un creciente sentido de enfrentar la vida "En todo amar y servir"

 

Hasta mañana...

 

Lucia Rojas

Día 2

Es muy difícil expresar en palabras emociones que sin duda serán inolvidables.

La escuela Raíces de mi tierra nos recibió en Dalcahue. Sobre un cerro, niños y niñas de primero básico a octavo, nos esperaban con sonrisas puras y tímidas y el calor humano se fundía en la chimenea que tenía cada sala de clases. Mostramos, sala por sala, los instrumentos, comentamos detalles y conceptos e hicimos tocar a los estudiantes instrumentos musicales desconocidos para ellos. Luego nos presentamos ante todo el colegio y los niños y niñas pudieron participar cantando, percutiendo y hasta dirigiendo la orquesta, la frase del día expresada por todos fue "Después de esta visita, nos gusta aún más la música".

El sostenedor les daba charla a los músicos sobre la importancia del arte y la cultura, la subdirectora nos decía que tomáramos todo el tiempo que quisiéramos y algunas estudiantes me preguntaban el nombre de los chiquillos de la orquesta (Seguro esto último elevó algunos egos). No alcanzamos a jugar la pichanga comprometida en las áreas verdes amplias y preciosas del colegio, pero los estudiantes de Dalcahue quedaron felices igual.

A la vuelta nos juntamos con Pamela Aguayo, ex profesora de historia de nuestro colegio, quien se fue a vivir a Chiloé y nos hizo todos los contactos con los colegios que estamos visitando. Algunos estudiantes de la orquesta la recordaban y corrieron afectuosos a saludarla.

Tuvimos que partir muy apurados a Chonchi, porque en el Instituto del Mar, nos esperaban jóvenes de segundo medio, quienes nos escucharon con mucho respeto y alegría.

El día terminó con una cena generosa en el mercado de Chonchi y un paseo corto (por el frío) a orillas del mar.

En estos momentos en que escribo, ya todos duermen, mañana salimos a las 7:00 am a Llau llau, en la aventura de aprender y servir.

Día 2, para no olvidar.

 

Lucía Rojas

Día 1

Llegamos a las 3:30 am al aeropuerto para partir volando a las 5:40. El ánimo del grupo era como si fueran las tres de la tarde. Llegamos a Puerto Montt y la lluvia hacía pensar que todo sería difícil, sin embargo la calidez de una cocinera y su generosidad mejoró nuestras expectativas de lo que finalmente fue un día muy entretenido. Chimenea, comida sureña, risas y conversación nos dio energía para llegar a Castro, cargar el bus con nuestros instrumentos, que habían llegado por encomienda, y llegar a Chonchi, al "Instituto del mar", donde nos esperaban para darnos la bienvenida, alimento y dormitorios para descansar.

Mañana 7 de agosto, la Orquesta comienza a visitar colegios y presentarse.

El día 1, día de viaje, fue más que perfecto.

 

¡Hasta mañana!

 

Lucía Rojas

Orquesta San Ignacio

  • OFFLINE_01_ENTREVISTA SAN IGNACIO.mp4 -

  • Volver